Últimas reseñas El reino escondido La muerte de las cuatro reinas Pararía el mundo El amor no es para mí La guarida del león El efecto Werther Un cuento de hadas Arsène Lupin, caballero ladrón Poseidón

miércoles, 22 de agosto de 2018

Reseña: Todos estamos hechos de estrellas - Rowan Coleman

Todos estamos hechos de estrellas || Rowan Coleman

Umbriel Editores || Junio 2018
320 páginas || Papel y ebook


Comprar Libro

¿Qué pasaría si tuvieras la oportunidad de escribirle una carta de despedida a la persona que amas? ¿Qué le dirías?

Stella Carey tiene buenos motivos para aceptar el turno de noche en el hospital donde trabaja. Casada con un veterano de guerra que ha regresado de Afganistán brutalmente herido, Stella se refugia cada noche en su trabajo, mientras su esposo Vincent se encierra en casa, incapaz de dormir debido al estrés postraumático que padece.
Stella Carey escribe las cartas que le dictan sus pacientes para sus seres queridos (algunas llenas de humor, de cariño y consejos prácticos; otras, impregnadas de arrepentimiento), con la promesa de echarlas al correo después de su muerte.
Hasta que una noche escribe una carta que podría dar a su paciente una última oportunidad de redención, si la entrega a tiempo...





Stella es enfermera, y trabaja en un hospital que ofrece cuidados paliativos para enfermos terminales, o que necesitan un tratamiendo especial para recuperarse. Ha escogido el turno de noche para no pasar tiempo con su marido, que tras volver de Afganistán, ya no es el mismo, y no solo por la herida física que se trajo consigo. Stella no sabe cómo volver a acercarse a él, y por eso se centra en sus pacientes, intentado que su vida sea mejor. Por ello ha decidido escribirles cartas, que ellos mismos le redactan y que van dirigidas a distintas personas importantes de su vida, con aquellos últimas palabras que quieren dedicarle. Ella siempre las envía una vez que el enfermo ha fallecido, pero todo cambia cuando escribe una muy especial que podría cambiar la vida de las personas involucradas si la enviara antes de tiempo. ¿Pero será capaz de romper su promesa por creer que algo bueno puede salir de ello? ¿Y si no es así y todo se vuelve peor?
No esperéis para empezar a vivir. Ya sé lo que he dicho antes sobre los chicos, pero más adelante, dentro de unos años, no penséis que sois demasiado jóvenes para enamoraros o sentar la cabeza o tener hijos, o viajar por el mundo, o convertiros en estrellas de rock, o descubrir la cura contra el resfriado. No esperéis nunca, por nada: hacedlo, sin más. Nunca hay un momento oportuno, excepto el ahora. El momento adecuado es siempre el presente.
Me gusta el drama, lo reconozco. Me gusta que un libro te explique una historia dura, que te emocione, que te haga llorar, y que te haga sentirte identificada por más que eso pueda dolerte. Quizá soy masoca, no, estoy convencida de ello. Pero me gusta sentir, quizá sea solo eso. Y cuando vi la sinopsis de este libro supe que tenía que leerlo. Y lo único que puedo decir, es que me ha encantado. He sufrido y he llorado, y si, he recordado momentos de mi vida, algunos demasiado recientes aunque hayan pasado ya casi 3 años. Pero yo, habría dado lo que fuera por poder despedirme, por tener una carta para mi, por saber que todo iba a pasar y poder hacer algo para que ese final fuera bonito, especial. Así que la idea de esta historia, lo que Stella hace, me ha parecido muy importante y necesario. Y sin duda, es el eje conductor de lo que aquí se nos cuenta.
No sé cómo responder ni cómo explicarle lo que siento o lo que veo, así que no lo hago. De lo único de lo que estoy segura es de que, cuando la esencia de la vida abandona a una persona, lo que queda atrás cambia tan completamente que tiene que haber una especie de ente, una fuerza que va a parar a alguna parte, aunque solo sea entre las estrellas.
Es verdad que es una historia triste, que sabes que no todo en ella acabará bien, y que te recuerda en todo momento que la muerte está presente. También es cierto que ha habido cosas predecibles, por ejemplo, el papel que tiene Hugh en la historia (personaje que me ha encantado, por cierto), pero aun así, descubrir cómo ocurre todo, a mi me ha encantado. Y sobre todo me ha encantado la fortaleza de los personajes y el hecho de que, a pesar de todo, no se rindan, ni con ellos mismos ni con aquellos que quieren. Y el hecho de que algunas cosas que suceden se esperen, porque estamos tratando un libro sobre enfermos, no hace que duelan menos al leerlas, para nada. Quizá le he cogido un especial cariño a Hope, porque aunque a veces parezca un poco insoportable se entiende, por todo lo que ella está viviendo y lo que le queda por vivir. Sufrir una enfermedad es horrible, pero hacerlo siendo solo una niña, es todavía peor, y ella, no hace mucho que dejo de ser una. Por eso me ha gustado mucho como transcurre su parte de la historia, y no puedo evitar haberme enamorado de Ben por lo increible que es junto a ella, y todo lo que es capaz de hacer por verla feliz. Y luego tenemos a Issy, que sin duda, se ha ganado mi corazón desde el primer momento y he sufrido mucho con ella, lo admito.
Si sigues levantándote, tarde o temprano habrá algo o alguien que te demuestre por qué merece la pena seguir intentándolo. A veces puede ser la persona que menos te esperas.
Y por otro lado tenemos a Stella y a Vincent, su marido. Un hombre que lo ha perdido todo, o eso cree, que ha vuelto de la guerra sin poder ser el mismo, y que, a pesar de quererlo, no consigue volver a su antigua vida. Stella tiene que convivir con lo que significa trabajar donde trabaja, viendo partir a tanta gente, al mismo tiempo que intenta volver a conquistar a su marido, a acercarse a él tal y como lo estaban antes, y todo lo que ella hace, me ha parecido muy valiente. Quizá haya quién piense que debería rendirse antes, que si Vincent no quiere estar con ella, debería dejarlo estar y pasar página, pero yo creo como ella, que el amor todo lo puede, y el amor sigue existiendo, aunque cueste verse a veces. Ambos me han gustado mucho, y su historia, por no saber cómo va a terminar hasta el final, también.
Eso es el amor. Hacer que las cosas duren, permanecer ahí, hacer que cuente, hasta cuando es doloroso, hasta cuando se tuercen las cosas, cuando la gente cambia, o la vida les cambia. Si quieres a alguien, tienes que desear querer a esa persona sea como sea. Y si no, entonces es que no es amor.
La forma de escribir de la autora me ha enamorado. Los sentimientos que transmite, la manera de presentarnos a los personajes, de hacer que los conozcamos aún sabiendo poco de ellos, me ha encantado. Sabe perfectamente cómo hacer que al lector le lleguen las emociones que están viviendo sus personajes, y eso es maravilloso, porque no solo conectas con ellos de una manera muy profunda, sino que te sientes parte de la historia. Y en mi caso, como he dicho, no me ha costado nada sentirme identificada quizá por haber vivido el cáncer tan de cerca, y por haber sufrido tanto por esa maldita enfermedad. Sin duda, voy a seguir leyendo los libros de la autora, aunque no tengan tanto drama, porque estoy segura de que si consigue hacer historias igual de sinceras, y sentimentales, me van a encantar. El libro transcurre en siete noches, y no hay nada precipitado, todo tiene su ritmo, todo se hace creible, todo pasa cuando y cómo tiene que pasar. Es genial.


En resumen, 'Todos estamos hechos de estrellas' ha sido una grata sorpresa, un libro que me ha hecho sentir y emocionarme, muchísimo. Un libro con el que he sufrido, pero también he sonreido, porque no todo lo que ocurre es malo, y porque sus personajes consiguen hacerte sacar una sonrisa con su forma de ver las cosas, con su fortaleza, y con sus ganas de seguir adelante y hacer cosas de su edad, como es el caso de Hope y Ben. Es un libro que he disfrutado mucho y que os recomiendo, pero siendo muy conscientes de que no es un libro con una historia sencilla, ni amena, ni ligera, que no deja indiferente, y que os hará sufrir, seguro.
Sigue mirando un rato y espera, espera a que tus ojos se acostumbren. Cuanto más miras, más estrellas se ven. Si tuviéramos toda la noche y estuviéramos en mitad del campo, son contaminación lumínica, podríamos contar unas cinco mil estrellas, si fuéramos capaces de no contar dos veces la misma. No lo sabemos, claro, pero los expertos calculan que hay unos setenta mil trillones de estrellas en el universo. Son un huevo de estrellas, soles pequeñitos brillando ahí fuera, muy lejos. Cuando tengas miedo, sal de noche y mira el cielo, porque cuando lo miras y piensas en todas esas estrellas ya nada te asusta en este mundo. Nada.





Gracias a Babelio por el ejemplar.















20 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Nunca había oído hablar de este libro, así que en cuanto he visto la portada ya la sinopsis, he decidido descubrir algo más de él ya que me ha llamado mucho la atención. Hace tiempo que no leo este tipo de historias que te marcan y que te hacen sentir todo lo que los personajes sienten, así que me gustaría mucho poder cambiar un poco de género y disfrutar de una historia que promete mucho.
    Muchísimas gracias por la reseña y sin duda me lo llevo apuntado para ver si me gusta tanto como a ti.
    Besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!
      Gracias a ti por pasar y comentar. Espero que si te animas, lo disfrutes y te enamore como a mi.
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola! Creo que es la primera vez que veo el libro pero en principio no me llama así que lo dejaré pasar. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que te haya gustado pero este libro no es para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Montse! Me alegra que ya estés de vuelta de vacaciones y espero que te haya ido de maravilla. Por otra parte, he escuchado opiniones dispares de este libro, que le ha sido indiferente a muchas personas que conozco pero me alegra que aún pueda encontrar un rayito de sol en una persona a la que le ha gustado, que le ha hecho sentir y que narra cosas tan importantes como la importancia de utilizar el tiempo a nuestro favor, la familia, y el amor.
    Mil gracias por la reseña chica.
    Me lo apunto.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, me imagino que no a todo el mundo le llega de la misma forma, depende mucho de nuestras propias circunstancias también. Yo soy muy de emocionarme, y este libro lo ha conseguido desde el principio y hasta el final ;)
      Besos

      Eliminar
  5. Tiene muy buena pinta. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    No conocía el libro aunque por tu reseña se ve que te ha encantado, no descarto leerlo aunque últimamente me apetecen lecturas más ligeras así que seguramente tardaré en leerlo :P
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  7. Oooooh! Qué bonito parece, Montse! Pues yo soy otra masoca como tú, me encantan los libros que me emocionan, que me remueven por dentro... qué me hacen llorar e incluso a veces llorar y reír a la vez! En definitiva, adoro sentir mientras leo porque me ayuda a hacer más mía la historia.
    Me llevo el título sin ninguna duda.
    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Es tan bonito sentir y emocionarte, sea para bien o para mal, que los libros así siempre merecen la pena ;)

      Eliminar
  8. Hola!!
    Se que es un libro excelente, gracias por la recomendación. He leido libros que tratan mucho el tema de estres postraumatico y se un poco del tema.
    Besos💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad eso es una tercera parte del libro, porque son 3 historias en una y no sé si está bien llevado o no, lo desconozco, pero a mi me ha conmovido y me ha parecido muy real.
      Besos

      Eliminar
  9. Me suena este libro,nose si me lo leeria porque la sinopsis no me atrapa.

    ResponderEliminar
  10. Hola
    Me lo apunto me llama mucho la atención

    ResponderEliminar

Avisa de spoilers en tus comentarios. No hagas publicidad, ni dejes cadenas, lo borraré. Para mostrar tu blog, pásate por Afiliados.
Gracias y espero verte de nuevo.